23 de agosto de 2008

¿Escribió Moisés los primeros cinco libros?

¿Escribió Moisés los primeros cinco libros?

Durante mucho tiempo se pensaba que Moisés escribió personalmente los cinco libros, poco antes de su muerte (según enseñanzas teológicas aproximadamente 1200 años a.C.) en la montaña Nebo, aunque esto nuca se afirmó en los textos.

Además Moisés aparece solo en tercera persona. Todo autor razonable hubiera resaltado su participación personal, en este asunto tan importante, escribiendo en primera persona. También queda poco claro como Moisés pudo describir su propia muerte. (Deuteronomio. 34, 5):” Y murió allí Moisés siervo de Jehová”.

También nos preguntamos, como Moisés habría escrito la siguiente frase (Génesis 36, 31): “Y los reyes que reinaron en la tierra de Edom, antes que reinase rey sobre los hijos de Israel, fueron estos…” El redactor de este versículo ya sabía que existe un país llamado Israel. El primer rey que gobernó Israel fue Saúl y este vivió siglos después de Moisés.

Mucho habla a favor que los textos de Moisés fueron redactados en una época muy posterior, y a ser, en una época en la cual el pueblo elegido, habían perdido nuevamente su nación hace tiempo. Así también se hace claro de inmediato, la motivación de los escritores de la Biblia. Las historias debían legitimar la demanda sobre amplios territorios de la tierra sagrada, como dados por Dios y conjurar a los pueblos a una nación común, mediante historias heroicas.

El que, sin embargo, quiere creer que Dios personalmente había elegido a Moisés como su servidor y autor de libros, debe permitir la pregunta, porque Dios se decidió por un asesino con un concepto moral bastante dudoso (Éxodo 2, 12): “Entonces (Moisés) miró a todas partes, y viendo que no parecía nadie, mató al egipcio y lo escondió en la arena”.

Los libros de Moisés (el Pentareuco) fueron redactados muy posteriormente

Los teólogos parten de la base, que los relatos de la primera toma de Canaán fueron escritos recién por el año 1200 AC. Muchas evidencias indicarían un redacción mucho más tardía y subrayan la sospecha que los textos solo deberían legitimar la demanda de territorio de esta región. Aquí un escrito muy posterior evidencian:
En algunas partes se habla de camellos, que fueron usados como bestias de carga en las caravanas (Génesis37, 25): “he aquí una compañía de ismaelitas que venía de Galaad, y sus camellos traían aromas, bálsamo y mirra, e iban a llevarlo a Egipto.”
Sin embargo, descubrimientos arqueológicos prueban, que por el año 2000 a.C. se amansaban camellos, pero recién después de 100 años a.C. se usaban como animales de carga.

Además se comercializaba con “Resina, bálsamo y mirra” recién partir de aproximadamente 800 a.C.

Descendientes de Abraham salieron de su nuevo país hacia Egipto, para comprar trigo. Allí pagaron con dinero metálico (Génesis 42, 25): “Después mandó José que llenaran sus sacos de trigo, y devolviesen el dinero de cada uno de ellos,”.

Investigaciones recientes demuestran en forma evidente, que las monedas más antiguas provienen de Asia menor y fueron usados recién en el siglo 7 a.C.

El abuelo de José, Isaac, según Moisés alrededor en el año 2000 AC (Génesis 26, 1) se había encontrado con Abimelec rey de los filisteos, a pesar de que los filisteos vivían recién –arqueológicamente comprobado - en Canaán mil años más tarde.

Juntando todo, estos indicios y muchos otros más, dan un mosaico, que habla de la aparición del libro de Moisés en una época muy posterior y servía especialmente justificar el origen y el derecho a la demanda sobre el territorio israelí.

17 comentarios:

"Ser Culto Para Ser Libres" dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
"Ser Culto Para Ser Libres" dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
"Ser Culto Para Ser Libres" dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alexánder dijo...

No hay ninguna referencia bíblica que diga que Moisés escribió todo el Pentateuco; sin embargo, en él se hallan declaraciones explícitas que respaldan esa conclusión. (Éx 17:14; 24:4; 34:27; Nú 33:2; Dt 31:9, 19, 22, 24-26.) Además, en muchos pasajes las declaraciones se atribuyen directamente a Moisés: desde su primera conversación que se registra (Éx 2:13, 14) hasta su última bendición del pueblo (Dt 33:1-29), lo que incluye algunos de sus largos discursos (Dt 1:1; 5:1; 27:1; 29:2; 31:1) y memorables cánticos. (Éx 15:1-19; Dt 31:30–32:43.) En 20 de los 27 capítulos de Levítico, los versículos de apertura nos indican que lo que sigue es la palabra de Jehová hablada a Moisés para que este a su vez la informara al pueblo. Lo mismo sucede en más de 50 ocasiones en el libro de Números. Por tanto, exceptuando los versículos finales de Deuteronomio, el propio contenido del Pentateuco demuestra fehacientemente que Moisés fue su escritor.
Muchos pasajes más de la Biblia testifican que la propia mano de Moisés escribió el Pentateuco. (Jos 1:7; Jue 3:4; 2Re 18:6; Mal 4:4.) Hombres como David (1Re 2:1-3), Daniel (9:11), Esdras (6:18), Nehemías (8:1), Jesús (Mr 12:26; Lu 16:29; Jn 7:19), Lucas (24:27) y Juan (1:17) se refieren a estos escritos y los atribuyen a Moisés. Como prueba concluyente, Jesús reconoció específicamente que Moisés fue el escritor (Mr 10:3-5; Jn 5:46, 47), como también lo reconocieron los saduceos (Mr 12:18, 19).

Albrecht Gundelach dijo...

Para empezar Moisés no pudo haber descrito su propia muerte. Y muchos de los relatos que aparecen en el pentateuco habrían sucedido mucho después de su muerte.
Además no está confirmado que Moisés fue un personaje histórico, sino más bien una adaptación de otros relatos muy anteriores a las narraciones bíblicas. Para decir que pasajes bíblicos testifican la existencia de Moisés, deben existir pruebas provenientes de textos extra bíblicos. Es muy probable que Moisés jamás existió

Alexánder dijo...

Por ser este el quinto rollo o tomo del Pentateuco, el escritor tiene que haber sido el mismo que escribió los cuatro libros precedentes, a saber, Moisés. La declaración de apertura dice que Deuteronomio contiene “las palabras que Moisés habló a todo Israel”, y expresiones posteriores como: “Moisés escribió esta ley” y “Moisés escribió esta canción” prueban claramente que él lo escribió. Su nombre aparece casi 40 veces en el libro, generalmente como autoridad para las declaraciones que se hacen. La primera persona, refiriéndose a Moisés, se utiliza de manera predominante por todo el libro. Los versículos de conclusión se añadieron después de la muerte de Moisés, y hay gran probabilidad de que su escritor haya sido Josué o el sumo sacerdote Eleazar (1:1; 31:9, 22, 24-26).

Albrecht Gundelach dijo...

¿Por qué no puedes convencer a un creyente de nada? Porque sus creencias no están basadas en evidencias, sino en una enraizada necesidad de creer. ¡Cuánta razón tenía Carl Sagan!

Anónimo dijo...

Que equivocado este ALBRECHT GUNDELACH, bien dice la biblia el necio dice en su corazón no hay Dios.

Alexánder dijo...

(Salmo 14:1-3) El insensato ha dicho en su corazón: “No hay Jehová”. Han obrado ruinosamente, han obrado detestablemente en [su] trato. No hay quien haga el bien.  2 En cuanto a Jehová, él ha mirado desde el cielo mismo a los hijos de los hombres, para ver si existe alguien que tenga perspicacia, alguien que busque a Jehová.

Albrecht Gundelach dijo...

Si esto ya lo dice un insensato o un necio ¿Cual es el problema?

Albrecht Gundelach dijo...

En Éxodo (aprox 1.200 años a.C.) se nombran ciudades que a todo reventar existieron en el siglo 6 a.C. Moisés no pudo haber sabido de la existen de aquellas ciudades. Del mismo modo, contemporáneos de Moisés se habrían preguntado, de que está hablando Moisés.

Albrecht Gundelach dijo...

el necio dice en su corazón no hay Dios.
El sabio se lo dice a todo el mundo

kiokurten dijo...

hay una sola cosa que no se toma encuenta en estos comentatarios, " lo que llamamos "Revelacion"
hay cosas que DIos revela que moises escribió, que no necesariamente tenia que conocer los lugares para escribirlas, es como juan en el libro de apocalipsis, hay cosas que no vivio pero si el senor le revelo.

Albrecht Gundelach dijo...

Kiokurten
La teología en general descarta que Moisés – si es que realmente existió – escribió el Pentateuco. Ver aquí (http://pachane.blogspot.com/2008/08/escribi-moiss-los-primeros-cinco-libros.html)
En relación a las revelaciones ver aquí (http://pachane.blogspot.com/2013/07/la-revelacion-de-dios-parte-i.html) y aquí (http://pachane.blogspot.com/2013/07/la-revelacion-de-dios-parte-ii.html)

Alexánder dijo...

La “hipótesis documental” de la crítica. Un grupo moderno de críticos de la Biblia ha cuestionado que una sola persona, Moisés, hubiese escrito o compilado Génesis. Afirman que el libro tuvo varios escritores, algunos de los cuales vivieron mucho después de Moisés. Aduciendo variaciones estilísticas y léxicas, han formulado la llamada “hipótesis documental”, según la cual el primer libro de la Biblia se nutrió de tres fuentes principales, que se designan así: “J” (Jahvista o Yavista), “E” (Elohísta) y “P” (Priesterkodex o sacerdotal). Como algunos acontecimientos narrados en Génesis parecen estar repetidos o son similares a otros que figuran en el mismo libro, hay quienes van aún más lejos y creen distinguir hasta catorce fuentes de información distintas. Afirman que estas varias fuentes o escritores sostenían puntos de vista y enfoques teológicos diferentes y que, pese a esa amalgama, Génesis guarda cierta coherencia como un todo. Con el objeto de defender su hipótesis, recurren a muchas explicaciones absurdas, algunas de las cuales se mencionan a continuación.

El soporte principal de la hipótesis documental es el empleo de títulos diferentes para referirse a Dios; según su punto de vista, esto indica que hubo distintos escritores. Sin embargo, lo irrazonable de ese criterio se puede demostrar con solo una pequeña porción de Génesis, en la que figuran los títulos siguientes: “Dios Altísimo” (’El ‛El•yóhn, Gé 14:18), “Productor de cielo y tierra” (14:19), “Señor Soberano” (’Adho•nái, 15:2), “Dios de la vista” (16:13), “Dios Todopoderoso” (’El Schad•dái, 17:1), “Dios” (’Elo•hím, 17:3), “Dios verdadero” (ha•’Elo•hím, 17:18) y “Juez de toda la tierra” (18:25). Si se intentase aplicar este criterio para atribuir cada una de estas secciones a escritores diferentes, las dificultades que se originarían serían insalvables y se rayaría en el absurdo. La verdad del caso es que la variedad de títulos que en el libro de Génesis se aplican a Dios se emplean debido a su significado y revelan a Jehová en sus diferentes atributos, obras y tratos con su pueblo.

Aún hay otros ejemplos: debido al uso que recibe la palabra hebrea ba•rá’ en Génesis 1:1, se ha dicho que esta sección debió proceder de la fuente “P”. Sin embargo, la misma palabra se emplea en Génesis 6:7, una sección atribuida a la fuente “J”. Se ha afirmado que la expresión “la tierra de Canaán”, que figura en varios pasajes del texto de Génesis (por ejemplo, en Gé 12:5; 13:12a; 16:3; 17:8), es una peculiaridad de un escritor que pertenece a la fuente “P”, por lo que los críticos que defienden la hipótesis documental sostienen que esos pasajes los escribió un autor vinculado a esa fuente. Pero la misma expresión aparece en los capítulos 42, 44, 47 y 50, capítulos que los mismos críticos atribuyen a las fuentes “J” y “E”. Por consiguiente, hay que reconocer que, aunque los críticos aducen que las aparentes incoherencias del texto solo se pueden entender tomando en cuenta su hipótesis, un estudio detenido de sus explicaciones demuestra que la hipótesis documental misma está plagada de incoherencias.

Perspicacia para comprender las Escrituras. Pág 1016

Alexánder dijo...

Si las secciones que se atribuyen a cada una de las hipotéticas fuentes del texto se entresacasen parte por parte y oración por oración, y luego se recompusiesen, tendríamos un conjunto de narraciones ilógicas e incoherentes. Si aceptásemos que más tarde un compilador las tomó de sus supuestas fuentes y las entremezcló en un solo libro, nos veríamos obligados a creer que esas narraciones, de por sí incoherentes, fueron aceptadas como históricas y utilizadas en Israel durante siglos, antes de ser compiladas en un solo texto. ¿Pero qué escritor —en particular, qué historiador— pretendería siquiera hilvanar relatos tan inconexos? Y aun en el caso de que lo hiciese, ¿qué nación aceptaría el producto como la historia de su pueblo?

El siguiente comentario del egiptólogo K. A. Kitchen pone de manifiesto la insensatez de quienes abogan a favor de la “hipótesis documental”. Dice: “En la crítica del Pentateuco se ha tenido por costumbre dividir el todo en documentos separados o ‘manos’. [...] Pero la costumbre de los críticos del Antiguo Testamento de atribuir estas características a ‘manos’ o documentos diferentes cae en el absurdo cuando se aplica a otros manuscritos orientales antiguos en los que se da un fenómeno muy similar”. Luego, K. A. Kitchen pone como ejemplo una biografía egipcia. Si se aplicara el mismo método de la hipótesis documental que han seguido los críticos de Génesis, podría atribuirse a ‘manos’ diferentes, si bien esto no sería posible, pues se ha podido probar que la biografía “fue ideada, compuesta, escrita y grabada en muy pocos meses, semanas o, tal vez, hasta en menos tiempo. Las diferencias de estilo no pueden deberse a la intervención de varias ‘manos’, pues las variaciones de estilo dependen del tema y de su tratamiento”. (The New Bible Dictionary, edición de J. Douglas, 1980, pág. 349.) La propia debilidad de la hipótesis de los críticos refuerza la idea de que fue un solo hombre, Moisés, quien escribió el bien trabado y coherente registro de Génesis por inspiración divina.

Perspicacia para comprender las Escrituras. Pág 1016

Albrecht Gundelach dijo...

Alexander, gracias por Tu aporte, pero la referencia que das, no me parece una fuente objetiva y neutral, más bien tendenciosa, ya que los dos tomos de esta obra son publicaciones de la Watchtower. Es bueno que no mencionaras esto, ya que de otro modo me hubiera visto en la obligación de borrar tus comentarios – cosas que no me gusta hacer – por la simple razón que yo y quizás muchos de mis lectores lo hubiesen considerado como propaganda religiosa. Sin embargo creo que es necesario, de mi parte, dar a conocer el origen del texto al cual haces referencia:
“Perspicacia para comprender las Escrituras es una obra de dos volúmenes de referencia y consulta enciclopédica sobre palabras bíblicas publicada por Watchtower Bible and Tract Society of Pennsylvania. Fue presentada en la Asamblea de Distrito de los Testigos de Jehová Justicia Divina celebrada durante la segunda mitad de 1988 y principios de 1989.” (Wikipedia)
No voy a comentar tus acotaciones, ya di los argumentos suficientes al respecto