20 de noviembre de 2014

¿“NADA” EN LA CIENCIA TIENE SENTIDO SIN LA EVOLUCIÓN?



¿“NADA” EN LA CIENCIA TIENE SENTIDO SIN LA EVOLUCIÓN?

En 1973, el biólogo evolucionista Theodosius Dobzhansky publicó un ensayo titulado: “Nada en la Biología Tiene Sentido Excepto a la Luz de la Evolución” (Dobzhansky, 1973). Esta sugerencia no era nada nueva; para 1929 ya se había declarado que la “teoría de la evolución es completamente esencial para la enseñanza de biología y sus ciencias similares” (Armstrong, 115[3]:133). Hoy muchos evolucionistas todavía siguen sugiriendo esta idea: que no se puede lograr ningún avance en la ciencia biológica sin un entendimiento adecuado de la evolución. Según esta perspectiva, “nada” en la biología (y otras ciencias) tiene explicación adecuada sin la evolución (vea Nye, 2012).
R: En la biología sin la evolución no hay sentido.
Sin la teoría de la evolución no podríamos entender cómo se formaron las distintas especies biológicas. La evolución biológica es un hecho innegable, y su teoría de la evolución biológica (TEB) explica cómo funciona todo esto. Y por esta razón enseñar la TEB en las escuelas, es esencial para comprender la biología. Los cuentos del génesis de la biblia no explican nada. Sólo dice que un supuesto ser sobrenatural, un dios, lo creó todo, y esto sin ninguna demostración, prueba o evidencia, debe creerse. En este caso también se debería creer que las cigüeñas traen a los bebés.


Sin embargo, cuando se trata de la práctica científica, la evolución repentinamente pierde su “importancia suprema”. El ejercicio de la ciencia realmente no depende de la aceptación de la teoría evolucionista, mucho menos de la implementación de tal teoría en la experimentación científica. 

R: Aquí se denota un total desconocimiento de lo que esa una teoría científica. Una teoría científica no se implementa en un experimento de un laboratorio. Una teoría científica es un modelo que explica cómo funciona un determinado suceso natural, y se puede – siempre que cuando sea posible, pero no necesariamente – basarse en un experimento. 


Richard Dawkins, uno de los ateos más prominentes en el mundo, ha reconocido este hecho en uno de sus escritos populares:

Ellos [los biólogos cladistas—MP] han decidido, tal vez correctamente, que pueden ejercer mejor la taxonomía si se olvidan de la evolución, y especialmente si nunca usan el concepto del antepasado al pensar en cuanto a la taxonomía. De la misma manera, un estudiante de células nerviosas puede decidir que no tiene ninguna ventaja pensar en la evolución. El especialista en nervios está de acuerdo en que sus células nerviosas son el producto de la evolución, pero no necesita usar este hecho en su investigación. Necesita saber mucho en cuanto a física y química, pero cree que el darwinismo es irrelevante para su investigación diaria de los impulsos nerviosos… El físico no necesita el darwinismo para ejercer la física (1996, p. 283).
R: El autor de este artículo escribió: “El ejercicio de la ciencia no depende de la aceptación de la teoría evolucionista,” Nadie ha afirmado esto alguna vez. En la investigación científica sobre las partículas subatómicas, que se realiza por ejemplo, en el CERN, la TEB no tiene ninguna importancia.
Ahora referente a la experimentación, sin ella no se podría hacer ciencias.
Referente a lo dicho por Richard Dawkin. Moisés Pinedo de su parte puso [los biólogos cladistas – ¿será “clasistas”?] al referirse a la expresión de Dawkin “Ellos”, ¿Dawkin se refirió a los biólogos clasistas? ¿Quiénes serían estos biólogos clasistas? Para un profesor de biología claro que es más fácil explicar la taxonomía biológica, sin la evolución. Hay muchas ramas de las ciencias naturales donde la teoría de la evolución no tiene mayor significancia.


Aunque Dawkins no pretendió descartar como falsa la teoría evolucionista con estas palabras, su enunciado claramente refuta la idea de que la evolución sea fundamental en el entendimiento y ejercicio de la ciencia biológica, otras ciencias similares o cualquier ciencia en absoluto. Lo cierto es que el científico no necesita la evolución darwiniana para tener éxito en su campo científico. Por ende, la sugerencia de que “nada en la biología tiene sentido excepto a la luz de la evolución” es completamente falsa.
R: El señor Moisés Pinedo, autor de este artículo, interpreta (intencional o erróneamente) lo dicho por Richard Dawkins como una refutación a la idea que la evolución es esencial para el entendimiento de la biología, y con esto pretende descalificar lo dicho por  Theodosius Dobzhansky. 



LA EVOLUCIÓN NO EXPLICA “NADA”


También se puede argumentar legítimamente que la evolución tiene problemas en explicar su principio fundamental, es decir, realmente no explica “nada”.
R: Los actuales conocimientos que tenemos sobre la evolución biológica, aún  no explican muchas cosas, pero decir que la TEB no explica nada es una tremenda tontería.


En el documental Expulsado: No Se Permite la Inteligencia, Ben Stein entrevistó a Richard Dawkins en cuanto a la “creación” del Universo. Dawkins respondió que todo se produjo “por un proceso muy lento”. Stein preguntó nuevamente: “Bueno, ¿cómo comenzó?”. Dawkins admitió: “Nadie sabe cómo comenzó. Sabemos la clase de evento que pudo haber sido; sabemos el tipo de evento que debió haber sucedido para el comienzo de la vida… Fue el origen de la primera molécula celular replicadora”. Cuando Stein insistió, “Ahora, ¿cómo se produjo eso?”, Dawkins respondió incómodamente: “Ya te dije; no sabemos”. Stein entonces clarificó: “¿Así que no tienes idea de cómo comenzó?”. Dawkins respondió: “No, no. No, no,…ni nadie más” (Stein, 2008).
R: Pero los creacionistas ya tienen la respuesta “Dios”. 


En el debate entre el creacionista Ken Ham y el evolucionista Bill Nye, el moderador leyó la siguiente pregunta de alguien en la audiencia para Nye: “¿Cómo surgieron los átomos que dieron origen al Big Bang?”. Nye respondió:

Este es el gran misterio. Usted ha dado en el blanco. Oh, …¿qué había antes del Big Bang? Esto es lo que nos motiva; esto es lo que queremos saber. ¡Continuemos observando; continuemos buscando!… Amigos, supongan que un estudiante de ciencia de la comunidad de Kentucky continuara su carrera en ciencia y encontrara la respuesta a esa pregunta profunda: ¿de dónde vinimos? ¿Qué hubo antes del Big Bang? Para nosotros, ¡esto es maravilloso, encantador y cautivador! ¡Esto es lo que nos motiva a levantarnos y salir a trabajar cada día—tratar de resolver los misterios del Universo! (Ham y Nye, 2014).
R: Antes de referirme a esto, quiero aclarar algo, la TEB no tiene nada que ver con el origen del universo, o sea, con la teoría del Big-bang.
No sé qué estudios realmente tiene Bill Nye, pero el caso es que si se sabe cómo y cuando se formaron los primeros átomos de Hidrógeno y de Helio.
No sabemos que originó al Big-bang, sin embargo la pregunta de que hubo antes de que todo empezara es una pregunta absurda.
Referente a la pregunta de dónde venimos, la respuesta nos da la TEB y no un añejo y vetusto libro sagrado, que fue escrito hace miles de años, por quizás,  algunos sacerdotes semitas ignorantes, en los cuales se basa el seño Kem Ham.


Lamentablemente para Nye y Dawkins (como también para toda la comunidad evolucionista), esta no es una pregunta que los ateos puedan barrer bajo la alfombra o archivar para revisarla en un momento más conveniente. ¿Por qué? Porque ellos han desarrollado todo el sistema evolucionista sobre este hecho para el cual no tienen respuesta.
R: A ver: Si todo comenzó en un punto, llamémoslo “A”, no podemos hablar de un  momento anterior a “A”, entonces tendríamos un comienzo antes de que todo comenzara y esto claramente sería una paradoja.


Como ejemplo, considere a un arquitecto que diseña un edificio de cinco pisos pero que tiene problemas con el baño del quinto piso. Él pudiera sugerir que la ausencia del baño del quinto piso no es un impedimento para construir el edificio, y que después se puede encargar del baño. Aunque es improbable que alguien comience a construir sin resolver este detalle, lo cierto es que el edificio no depende del baño. Pero ahora imagine que el mismo arquitecto hubiera diseñado un edificio de “cinco pisos”, pero que hubiera olvidado incluir el primer piso en su diseño. Desde luego, no se puede construir un edificio de “cinco pisos” sin un primer piso; se debe resolver el dilema del primer piso para poder comenzar a construir el segundo, tercer, cuarto y quinto pisos.
R: El argumento del señor Moisés Pinedo es irracional. 


La evolución darwiniana es como un edificio de muchos pisos que no puede explicar la ausencia del primero. La evolución no admite la intervención divina, ya que es un proceso completamente natural. Pero este proceso de cambio natural carece de un sistema inicial que le dé origen. Las explicaciones evolucionistas son deficientes ya que empiezan con la materia y energía (los siguientes pisos), pero no explican de dónde vino tal materia y energía (el primer piso). Ya que la evolución no explica el principio fundamental, entonces no explica nada.
R: La TEB, no se refiera al origen del universo y tampoco al origen de la vida, sino al origen de la diversidad de las especies biológicas. La ignorancia del señor Pinedo es evidente.
Lo que causó el universo aún es desconocido, quizás nunca lo sepamos, pero se puede explicar en forma plausible todo el desarrolló del universo a partir de la era cuántica, 10ˆ-43 segundos después del Big-bang. Se sabe con bastante seguridad como se originaron los primero átomos. La energía no se creó. La energía no es una cosa o una sustancia, la energía es la capacidad que tiene algo para realizar un trabajo.
Los creacionistas ponen a su dios en las brechas que aún existen en las ciencias, ¿pero esto que explica? Nada. Sólo es una afirmación sin base “Dios lo hizo” y basta.


LITERALMENTE “NADA” TIENE SENTIDO CON LA EVOLUCIÓN


Finalmente, la evolución es una explicación confusa y contradictoria que no puede explicar literalmente “nada”.
R: La teoría de la evolución biológica es la teoría científica más afianzada que existe. Después de 150 años, cuando la publico Darwin, nadie ha presentado una teoría que la refutara.
El señor Pinedo intenta de desacreditar a la TEB sin tener un solo argumento. 


 Si Dios no existe y no es el Creador de todo lo que vemos, entonces al hombre solamente le queda la evolución naturalista como una explicación del origen de todo. Solamente hay tres opciones para el origen de todo: (1) Algo (Alguien) sobrenatural dio origen a todo. Pero el naturalista niega esto. (2) La materia dio origen a todo. Pero la ciencia ha demostrado que la materia no es eterna (Jastrow, 1977, pp. 19,30). Entonces, la única opción disponible debe ser la tercera: (3) Todo, incluyendo la materia, se originó de la “nada”.
R: La tozudez de los creacionistas, no les permite aceptar que hay muchas cosas que las ciencias aún no pueden explicar, por la simple razón que ellos lo explican todo con su dios, luego los científicos también deberían tener una respuesta para todo.


Algunos evolucionistas tal vez argumentarán contra el arreglo técnico de la última opción, pero deberán reconocer que no les queda otra opción “más idónea”. Además, deberán reconocer que incluso evolucionistas prominentes han sostenido esta proposición básica. En el debate de Richard Dawkins con el Cardenal George Pell, se pidió que Dawkins explicara cómo algo como el Universo pudo surgir de la nada. Sin refutar la idoneidad de la pregunta, Dawkins señaló la investigación de un colega científico, Lawrence Krauss, que explica cómo se puede conseguir algo de nada, y luego añadió:

Ciertamente es contraintuitivo que se pueda obtener algo de nada. Ciertamente el sentido común no permite que se obtenga algo de nada. Por esta razón es interesante; debe ser interesante para dar origen al Universo en absoluto. Algo muy misterioso tuvo que haber producido el origen del Universo… Bueno, algo puede venir de nada, y esto es lo que los físicos ahora nos están diciendo… Cuando se tiene materia y antimateria, y se las junta, estas se cancelan y dan origen a nada… Lo que Lawrence Krauss ahora sugiere es que si se comienza con nada, el proceso puede invertirse y producir materia y antimateria (Dawkins y Pell, 2012).


¿Pero qué es la “nada” de Dawkins y Krauss? Realmente, esta “nada” es “algo”. En su libro, Krauss empleó espacio considerable redefiniendo el concepto de “nada” con el fin de proveer a la evolución atea de un mecanismo plausible; su posición es que “ciertamente ‘nada’ es tan físico como ‘algo’” (2012, pp. xiv). En una entrevista con el ateo Sam Harris, Krauss sugirió que la “[c]iencia moderna ha hecho irrelevante el debate algo-de-nada. Ha cambiado completamente nuestro concepto de las mismas palabras ‘algo’ y ‘nada’” (Harris y Krauss, 2012). Esta “nada” es “la combinación de materia y antimateria—partículas y antipartículas. Su densidad es tremenda, pero no podemos percibirlas ya que sus efectos observables se cancelan completamente” (“Avance Teórico…”, 2010).
R: Primero hay que aclarar algo, Richard Dawkin no es un físico, él es biólogo y Krauss no estaba presente en el debate.
En todo caso, ya en repetidas ocasiones mencioné que la nada no existe, es sólo un concepto abstracto. 


Por tanto, ahora los evolucionistas ateos pueden hablar de “algo”, calificarlo como “nada”, y sugerir atrevidamente que el Universo completo pudo surgir de tal “nada”. Esto es equivalente a la evasiva del pequeño niño a quien su madre le pregunta, “¿Qué has estado comiendo?”, y él responde: “Nada”—cuando al mismo tiempo su boca está completamente manchada de chocolate. Tal evasiva no sería tolerada a ningún creacionista, pero es aplaudida como “avance científico” en la comunidad atea.
R: Esta aseveración simplemente es falsa, no tiene ninguna sustentabilidad


Ciertamente no reclamo ser un experto en el campo de Krauss, pero no se necesita ser un físico para entender que se está manipulando convenientemente el concepto de la “nada”. Después que George Pell refutó la insinuación de que “algo” puede surgir de “nada”, Dawkins admitió vergonzosamente: “Se puede debatir lo que se quiere decir con ‘nada’, pero lo que sea que es, es muy, muy simple”. La audiencia del debate no pudo evitar reír, así que Dawkins preguntó con frustración: “¿Qué tiene eso de gracioso?”. Pell respondió: “Creo que es un poco gracioso que se esté tratando de definir ‘nada’” (Dawkins y Pell, 2012).
R: ¿Y por esta razón se trata de desacreditar a un biólogo? Esto simple y llanamente es una bajeza, de parte del autor de este artículo.



CONCLUSIÓN


La evolución es un enfoque tan caótico que incluso el concepto conocido y aceptado de la palabra “nada” llega a perder su sentido.
R: La evolución es un hecho, no es una teoría. La evolución biológica de las especies no tiene nada que ver con el concepto “nada”, y no debe con fundirse con la respectiva teoría.
La evolución biológica es tan real como la gravitación, con la única diferencia, que la evolución la podemos explicar mediante la correspondiente teoría, mientras que, para explicarnos la gravitación sólo tenemos hipótesis.


La evolución no es necesaria para el avance de la ciencia, no puede explicar sus principios fundamentales, y no puede definir sus términos consistentemente.
R: Sin la evolución no existiríamos, así ni siquiera habría vida en la Tierra, así de simple.


A pesar de los esfuerzos de algunos en la comunidad atea, la tesis de Parménides, “Nada surge de nada”, todavía seguirá siendo verdadera. Por ende, la persona racional debe reconocer que la “nada” es un candidato inadecuado para la existencia del Universo. Trate de comprar algo con nada, alimentar a un hambriento con nada, construir algo con nada, calmar su sed con nada o hacer explotar algo con nada, y notará el disparate de la proposición que sugiere que algo puede surgir de nada. Irónicamente, los naturalistas incluso no pueden propagar su teoría sin decir “nada”. Entonces, ¿cuál es la respuesta al origen de todo? La Biblia declara:

Porque toda casa es hecha por alguno; pero el que hizo todas las cosas es Dios (Hebreos 3:4).
R: La Biblia  no explica nada, sólo afirma que un dios lo habría hecho todo. Y en esto se basan los creacionistas. ¡Vaya ciencia!


Fuente: http://www.ebglobal.org

2 comentarios:

Francisco Garrido Delgado dijo...

La evolución es solo un desarrollo a partir de un punto de inicio. Es punto de partida es la Creación ex nihilo de Dios, o sea, de la nada.
El mundo, en virtud de sus propiedades imperfectas, no puede ser el Ser por sí mismo subsistente, sino que es necesario que haya un Ser Trascendente que lo pusiera en la existencia.
Y de la nada, nada puede salir si no es por otro. Porque nada puede existir antes para hacerse después. Es una contradicción, y lo contradictorio, es imposible, no puede darse.
OJO, no confundir "vacío" físico, con la "nada" filosófica. El primero no es propiamente un vacío en el que no hay nada, la segunda, por su propia definición, no es susceptible de existir. La nada no es. Es el nombre que le damos a la no existencia.

Albrecht Gundelach dijo...

Gracias por Tu comentario Francisco.

Lo que sucede es, que aún no sabemos qué pasó en ese punto de partida. Aquí caes en la clásica falacia ad ignoranciam, donde los científicos aún no tienen una explicación Tu y muchos otros creyentes más, ponen al dios en el cual creen como causa original, pero esto tampoco explica nada, sólo corre el problema un puesto más hacia atrás.

Respecto a la “nada” esto es sólo un concepto abstracto, lo abstracto no tiene consistencia propia, no existe en la realidad, es sólo una idea.

Referente al vacio, no existe el vacio absoluto.