16 de agosto de 2008

¿Qué es el Ateismo?

¿Qué es el Ateismo?
Como teísmo se designa la creencia en Dios. Como ateísmo la no creencia en Dios (A – es una sílaba de la negación).

Un ateísta es aquel, que no cree en Dios. No es alguien, que cree, que Dios no existe. Realmente no hay más detrás de esto. Según el prejuicio corriente, un ateo sería una persona, que cree que no existe Dios. A esta posición se la llama ateísmo positivo o ateísmo fuerte – y que muy raras veces es representada. Una posición, donde sólo falta la creencia en Dios, se la llama ateísmo negativo o ateísmo débil.
Muchas veces a los ateos se les dice que son impíos, generalmente con el reproche, que un ateo tampoco tiene una moral. Pero esto es totalmente falso – una posición, donde se rechaza la moral, se llama Nihilismo [1] o como amoralismo. Un ateo puede y no puede ser un nihilista o un amoral. También la mayoría de los ateos siguen una moral (sobre esto próximamente), sólo que un ateo, para basar su moral no se refiere a Dios [2].

Además está en uso la expresión los negadores de Dios. Según esto, los que niegan a Dios dicen, que Dios no existe. Esto concuerda con los ateos positivos, pero no con la mayoría de los ateos. Muchas veces la palabra negar es usada, en el sentido, de que se trata de designar concientemente algo verdadero como algo falso – y esta concepción de la palabra negar, es falsa. Un ateo negativo no sabe si Dios existe o no. Él cree, que tienen más sentido, en la ausencia de buenas razones, abstenerse de una opinión. Creer en Dios naturalmente significa, que se está convencido que Dios existe. El ateo debería saber, que Dios existe, para acusarlo en el idioma coloquial, de “negador de Dios”. Pero el teísta tampoco sabe  si Dios existe, igual de poco, lo sabe el ateo, o sea, no puede negar algo que tiene por verdadero. Un ateo sólo puede decir, que no lo sabe, si existe o no Dios – y que no es razonable creer en Dios. Él entonces es un incrédulo.
El ateísmo, como concepción del mundo, es a menudo (no siempre), está ligado con la concepción, que el mundo natural es todo lo que existe (a esto se le llama naturalismo fuerte) o que el mundo natural, es lo que podemos advertir (a esto se le llama naturalismo débil). En su mayoría los ateos son naturalistas débiles, lo que significa, que no creen en seres sobrenaturales, ni en una vida después de la muerte.

¿Por qué no ha de creerse que Dios existe? La mayoría de los teístas consideran que es totalmente legítimo creer, que Zeus o Thor ú Odin (Ú otros de los miles de otros dioses) no existen. ¿Cómo llegan a esto? Si no fuese correcto creer en la no existencia de Dios, entonces también el teísta no debería negar la existencia de Zeus y los otros dioses. Pero los teístas lo hacen generalmente y en especial los cristianos y los islámicos. Ellos, en relación a otros dioses, son ateos fuertes, al menos no creen en otros dioses. Su incredulidad la consideran como un derecho elemental, respectivamente, justificado. En esto hay que estar de acuerdo con ellos, pero esto también significa, que todos tienen el derecho, de no exceptuar a ningún dios, en vez de hacer una excepción para un dios determinado.

Un ateo (con cientos de dioses) cree sólo en un dios menos que el teísta, lo que significa, que un teísta es igualmente un “negador de Dios” como el ateo, en todo caso con casi todos los dioses menos uno.

Si el teísta le impugna el derecho al ateo, de no creer en (su) Dios, entonces se impugna a si mismo el derecho, de no creer en los otros dioses.

De todos modos no considero lógico, que “todas las personas deben creer en el mismo Dios”. Pregúntese a diez creyentes por su dios, y se va a recibir una docena de respuestas distintas. Casi nadie cree en el dios del otro. Si incluimos a creyentes de otras culturas, entonces las diferencias se hacen más dramáticas aún. ¿En cuales de estos dioses he de creer ahora? Existe posiblemente un “Dios del mínimo común denominador”. Esto naturalmente significa, que incluso los creyentes no pueden saber mucho sobre su dios, de otro modo, su fe sería más uniforme.

A veces el dios de un teísta se transforma mientras se conversa con él (ver también ¿Quién es realmente Dios?). De esta manera muchas conclusiones lógicas del mundo son atribuidas a Dios – así Dios es nombrado como creador, ya que el mundo tiene que provenir de algo [3], esto sólo sucede, si una conclusión lógica como esta, realmente fuese posible con Dios. Pero algunas frases después se dice muchas veces, que no se puede o no se debe usar la lógica, para llegar a una conclusión sobre Dios. ¿Dios es abordable o no con la lógica? Sobre esto los teístas no están de acuerdo, incluso a veces con sigo mismos.


Notas:

1. Dicho en forma más exacta, el nihilismo es una negación de todos los valores, o sea, como ejemplo, también la negación del sentido de la vida.
2. Como ya veremos, con una moral uno no se puede referir a Dios – por la razón del Dilema de Eutifrón.
3. Esto no es, de ninguna manera una suposición obligatoria, como muchos creen – el mundo también pudo haber salido de la nada.


.
Con la gentil autorización de:© 2002-2005: →Volker Dittmar: Reproducción, copias, expresamente permitidos – publicado bajo GNU Free Documentation License versión 1.2 o mayor.
Informaciones sobre el autor http://www.volker-dittmar.info/

Traducido al español por A. Gundelach

3 comentarios:

Victor dijo...

El ateismo tiene una interpretación de los creyentes "¿cómo no puedes creer en algo que existe?", lo que evidencia su ceguera o mal intencionada interpretación.
Fuera de la clasificación de "fuertes", "débiles", duros, positivos o negativos, el ateismo es sencillamente uno: no creer. No sólo no creer en un dios, sino que en todo lo que viene acompañado: "reservas escatológicas" u otras cosas por el estilo.

Alexánder dijo...

¿Opina usted que un “elevado grado de orden” debe de ser obra de un Organizador? Aunque la mayoría de la gente suscribe esta opinión, los adeptos al ateísmo son reacios a aceptarla. ¿Por qué? Por razones de fe. Como escribió el profesor Ferris, “el ateísmo es, no lo neguemos, una religión más”. Y afirmó que sería mejor “si excluyéramos por completo a Dios de la cosmología”.
Así actúan muchos, aunque les resulte difícil. Por ejemplo, George Greenstein, profesor de Astronomía, reconoció primero que el cosmos tiene muchos detalles que pueden considerarse muestras de diseño, y luego dijo: “Me convencía de que era muy difícil que tales ‘coincidencias’ se hubieran producido por casualidad”. Con todo, Greenstein asevera: “Dios no es una explicación”. Por lo tanto, algunos científicos sacrifican el razonamiento lógico para mantener su ortodoxia científicamente religiosa.
Pero la “fe” del famoso físico Fred Hoyle, según explicó él mismo, se conmocionó con los años. En la década de los ochenta confesó: “Una interpretación juiciosa de los hechos nos induce a pensar que un superintelecto ha intervenido en la física, la química y la biología, y que en la naturaleza no hay fuerzas ciegas dignas de mención. Las cifras obtenidas a partir de los hechos me parecen tan rotundas que convierten esta conclusión en casi incuestionable”.
Es de interés que cuando la investigación científica moderna se hallaba en sus albores, sir Isaac Newton, movido por sus hallazgos, escribió en la misma línea: “Tan elegante combinación de Sol, planetas y cometas sólo pudo tener origen en la inteligencia y poder de un ente inteligente y poderoso”.

Albrecht Gundelach dijo...

El ateísmo no es una religión, por lo siguientes motivos:
No tenemos dioses, diablos ángeles, etc. Porque no existen los res sobre naturales.
No tenemos un texto sagrado
No tenemos profetas
No tenemos un fundador
No tenemos doctrinas
No tenemos ritos
No tenemos sacerdotes o algo perecido
No rezamos
No tenemos templos
No tenemos dogmas
El ateísmo es una visión de un mundo, donde todo sucede por causas naturales, sin la intervención de seres sobrenaturales