17 de marzo de 2014

¿Moral sin Dios?


¿Moral sin Dios?

Autor: Engelbert Recktenwald (sacerdote católico)


Constantemente causa indignación aquel que dice, que sin dios toda la moral se derrumba. La respuesta es, para una elevada moral no se necesita a un dios.-
Pero entonces enfrento a lemas, cómo lo hicieron los defensores del aborta en “La Marcha por la Vida” en Berlín. “No Dios, no al estado, no al patriarcado” .aquí aparece Dios como un obstáculo perturbador para el “derecho al aborto”, o sea el asesinato de un ser humano.
R: El ateísmo basa su moral en los derechos del hombre, y no en el miedo a un dios castigador o premiador. Aquel que actúa por terror a un castigo por la esperanza de un premio, este no actúa por razones morales, sino por motivos egoístas.
Como ateo, no Dios, pero tampoco un anarquismo. Hoy ya no queremos ni necesitamos a patriarcas. Nosotros elegimos a nuestras autoridades en forma democrática y sólo para un período determinado, y como humanistas y demócratas,. También nos atribuimos el derecho de exigir a nuestras autoridades a que justifiquen sus acciones. Ellos son responsables ante nosotros.
Muchos de nosotros, los ateos no estamos a favor del aborto indiscriminado. Pero cuan el feto, no tiene chance de nacer o sobrevivir al parto, o existe un eminente peligro para la vida de la madre, o – cómo ya ha sucedido – que por ejemplo, una niña de nueve años fue embarazado por su padre, o si una mujer fue violada, entonces yo estaría a favor de un aborto. 

Si Dios deja de ser una garante para la vida, el hombre se convierte en un animal de caza, por lo menos aquel que no se puede defender y expresar sus derechos-
R: Considerar al dios de la Biblia como garante de la vida, es una burla a la inteligencia humana. No es necesario buscar mucho en la Biblia para encontrar las atrocidades cometidas por el dios allí descrito. Después lo que ese dios le hizo a los primogénitos de los egipcios, considerar a ese monstruo cómo garantía para la vida, ya  simplemente
es demasiado.


Si el hombre ya no es la imagen de Dios, sino sólo un simio desarrollado, el discurso de su dignidad se convierte sólo en una retórica, que en caso de necesidad,  es sacrificada en todos los posibles intereses. Sin Dios el ser humano se transforma para el hombre en un lobo (Thomas Hobbes).
R: El ser humano no es un simio desarrollado, pero sí tienen un antepasado común con el chimpancé, que vivió hace aproximadamente unos 7 millones de años. Nosotros compartimos el 98% de los genes con el chimpancé (con la rata el 84%). Los lobos entre sí  son más sociales que muchos grupos humanos, y las hembras son mejores madres que muchas madres humanas. Los lobos no corrieron a los humanos de Europa, fueron los hombres que expulsaron a los lobos de los bosques en Alemania. 


La apelación del lobo al derecho de su autodeterminación, y con ella poder anular el derecho a la vida (cómo donde Jochen Taupitz) es cínico.
R: Esto no es cínico, lo que es cínico es, que nosotros acusamos a los lobos de hacer, lo que nosotros les hacemos a ellos.


Ya con la propiedad este derecho encuentran sus límites, ya que nadie aceptaría esta justificación de un ladrón.. ¿Pero cuando se trata del derecho a la vida, de repente debe prevalecer?
R: La hipocresía de la iglesia es, que por un lado defiende el derecho a la vida antes de nacer, y por otro lado se bendicen las armas con las cuales los nacidos pueden ser asesinados. O se prohíben los métodos anticonceptivos y la píldora del día después, también en el caso de una violación, o cuando una niña de 9 - 14 años es abusada, por ejemplo por su padre.


Una aberración como esta, sólo es posible en base al ateísmo.
R: No, aberraciones cómo estas sólo son posibles en base a la hipocresía de las iglesias.


Puesto si Dios no existe, tampoco existe una santidad de la vida, una dignidad inviolable y ninguna válida prohibición para matar a niños inocentes, quien debe ser considerado como un humano y quién no, a quien se le permite vivir y a quién no.
R: No existe una “santa” vida. Pero con la creencia en un dios, sea cual fuese, la dignidad del hombre libre es minada, él debe creer lo que le prescriben las iglesias o las religiones. Pobre del  islámico que le reza al dios de los cristianos, o si no se vive de acuerdo al catecismo católico, por ejemplo si un católico se casa con una mujer divorciada, o toma en sus manos una hostia consagrada. O si un católico afirma que la transubstanciación de lqa hostia es sólo simbólica, “anatema sit”. 


Sin Dios, incluso los derechos legales, que se encuentran bajo la protección de la constitución de un país se transformarían en pelotas de juego de los intereses: Exigen “anarquía”.
R: Esto es una imputación insolente. Esto no es el caso en China y tampoco en Cuba y en naciones con presidentes ateos.


 A pesar de que la protección del estado (El autor se refiere a Alemania, yo)  ya hace tiempo perdió su efectividad, ya solo el reconocimiento constitucional del derecha a la vida, les es una piedra en el zapato. Sin Dios toda moral se derrumban: ¡Ciertamente, esto nos lo muestran los eslóganes de los defensores del aborto!

 Sin embargo el ateísmo no destruye la moral por necesidad. Naturalmente también es posible actuar de forma moral sin la creencia en Dios. También el ayeo tiene una conciencia, él también tiene una antena para la dignidad y los valores, él también puede diferenciar entre el bien y el mal. La teología católica habla del derecho natural, que es accesible a la razón humana, y san Pablo de la ley de Dios, que le fue inscrito en el corazón del ser humano (Romano, 2, 15).


 R: Por lo menos, se nos concede de cierta manera, que también podemos actuar moralmente… Lo que dice pablo es una tontería, nadie viene  al mundo creyendo, la fe nos es inculcada dependiente del lugar donde nacemos. 


 El problema es sólo, que cada explicación naturalista – el ateo no dispone de otra – trastoca la moral.
R: Los creyentes sólo disponen de la moral que les es impuesta por los auto-denominados representantes de estos dioses.  Prescripciones que a veces no tienen nada que ver con los valores morales del humanismo secular.


 Para Nietzsche la moral fue un invento para los débiles, para protegerse contra los más fuertes. Para los evolucionistas es un truco de la naturaleza en el combate de la sobrevivencia.
R: Nuevamente una atrevida acusación. La evolución  no es una guerra de sobrevivencia, esto fue uno de los argumentos del católico de Hitler, con el cual justificó el asesinato de personas minusválidas. La naturaleza es una constante adaptación a  nuevas circunstancias, esto no tiene ninguna relación con una lucha por la sobrevivencia.  


 Para los “psicologistas” [el autor escribió en alemán “Psychologisten” (¿?)], es un productode la educación En todos estos casos el dicho de la conciencia es transformado en algo diferente, de aquello que se quiere representar a si mismo: Ya no es una emanación de una obligación objetiva existente, sino un producto de la naturaleza, de la educación y de la sociedad. En el mismo momento en el cual es visto como tal, pierde su fuerza vinculante, y la pregunta, sí puedo pasar por encima de ella o no, es una conjetura fríamente calculada. Con otras palabras: cada explicación naturalista esto en contradicción a la evidencia  moral.
R: ¿Qué es un psicologista? Las normas éticas y morales nos son inculcadas. También es posible que algo de esto podríamos obtener como herencia a través de nuestros genes, pero como yo no soy un genetista, esto sólo lo puedo sospechar. Para tener la conciencia limpia o afectada, las religiones no son necesarias. Todas las organizaciones sociales o comerciales se auto imponen obligaciones éticas y morales, independientes de creencias religiosas. Naturalmente todos nos podemos sobreponer a estas normas, pero esto tendrá consecuencias aquí y no en el  más allá.

 Entre los animales también es posible detectar indicios de comportamiento éticos y morales.


 Entonces, sí los ateos actúan de forma moral, entonces sólo porque son inconsecuentes. ¡Gracias a Dios lo son!
R: Nuevamente una acusación sin base. Nuestro actuar no es inconsecuente, ilógico y contradictorio y esto no tiene nada que ver con una divinidad. Ese “Gracias a Dios” es un insulto gratuito.



 En la práctica la existencia de los buenos modales es más fuerte que cada explicación naturalista. Sólo el ateísmo pensado hasta la última instancia destruye a la moral.
R: El ser humano como un ente social se ha dado, a si mismo, bases de buena convivencia, éticas y morales. Los distintos grupos de humanos, en forma independiente de su raza, origen, creencias, etc., se han dado casi las mismas normas, reglas y leyes fundamentales vinculantes.

 De esto también se concluye lo contrario: la moral pensada consecuentemente hasta el final destruye al ateísmo.
R: ¡Esto es una total estupidez! 

  De las conocidas palabras de Dostojewski, se puede demostrar la existencia de Dios, el dice: Si Dios no existe, todo está permitido.
R: Si se lee la biblia con un poco más de detenimiento,. Esta frease también se puede invertir: Si Dios existe, todo está permitido.
¡En ambos casos, la frase es condicional!

 También se puede agregar, no todo es permitido. Esto nos dice día a día la evidencia moral. En consecuencia Dios existe.
R: Si algo está permitido o no, sólo demuestra que hay cosas que  es lícito hacerlo o no, pero con esto no es una evidencia la existencia de Dios, puesto que entonces, a mano de los valores morales , se debería reconocer al dios de la Biblia sin duda alguna. Con esta clase de argumento, prácticamente se puede demostrar la existencia de todos los dioses.

 Nota: Estas mismas respuestas, se las envié en idioma alemán, por Email a su autor. A. Gundelach  (Marzo 2014)





  

4 comentarios:

Roberto De la Cruz dijo...

Sin embargo, casi todos todos los argumentos que el señor Engelbert esgrime contra los ateos se pueden perfectamente aplicar en contra de su dios de la biblia, un dios inconsecuente que no mira dos veces a la hora de derramar sangre. Es uno de los graves problemas que plantean las religiones. La incapacidad de ver que todo el mal y las inmoralidades que quieren atribuir a los ateos están ahí, escritas en su fabulosa biblia. Japón es el segundo país en población atea, con más de un 90 % de no creyentes. Y sin embargo, es uno de los países más desarrollados, con menos incidencias de crímenes, altos índices de expectativa de vida, etc. Nada de lo que el citado señor Engelbert menciona. Y en general, los países menos creyentes mantienen proyecciones de desarrollo y organización mucho más altas que aquellos llenos de creyentes. O si no, preguntemosle a EU o a México, por solo mencionar a dos famosos países llenos de fieles creyentes hasta en la Santa virgen de Fátima. Increíble!

Albrecht Gundelach dijo...

Exacto
Al final tambien se invierte la Frase "Con Dios todo está permitido"

Ricardo García dijo...

Según la Doctrina Oficial de nosotros los católicos el que actúa por miedo a los castigos de Dios actúa como un esclavo y el que actúa por los premios de Dios actúa como un mercernario, por eso, a pesar de que tal vez alguna vez hemos actuado por los premios o los castigos de Dios, eso no es lo correcto. Debemos actuar por el amor mismo del que nos ama y nos ha llenado de innumerables bendiciones, nos ha liberado del pecado (aunque tenemos que hacer efectiva para cada uno de nosotros esa liberación) nos ha dado los 10 mandamientos como una luz para nuestro caminar, y nos ofrece que entremos en su Plan de Salvación para toda la Humanidad. Para hombres pecadores se les habla de premios y castigos porque son como niños sumamente ignorantes y faltos de voluntad firme para perseverar en el bien, pero alguna idea tienen del bien y del mal, entonces los castigos y los premios son como unos incentivos para ellos, pero en el fondo ellos conocen lo que está bien y lo que está mal. No debemos olvidar que mientras más pecador es una persona, más enceguecida tiene su conciencia, es más esclavo de sus pasiones y de sus malos hábitos, pero si se abre a la fe y acepta las consecuencias malas de sus propios errores, lo que antiguamente y aún ahora llamamos "castigos" y los sufre con paciencia este sufrimiento se convierte en una expiación de sus pecados y por lo tanto en una liberación, de la misma forma cuando cosechamos algunos buenos frutos de nuestras buenas decisiones y acciones nos sentimos felices y reafirmados en el buen camino. Sin embargo hay casos en que en esta vida no se reciben los premios y castigos que mereceríamos, de hecho en eso consiste la Nueva Alianza: Nuestro Señor Jesucristo pagó por todos nuestros pecados, Él recibió todos los males que nos merecíamos nosotros y a cambio nos entregó todos los bienes de Él, pero no cumplió ni cumple esta misión solo, sino que quiso tener un Pueblo, un Cuerpo Mistico que cumpliera esta misión junto con Él y en Él, cada vez que sufrimos y soportamos con paciencia los defectos del prójimo estamos colaborando con Jesús y asociándonos a su Pasión.

Albrecht Gundelach dijo...

Las personas que nos consideramos ateos, humanistas y libre pensadores nos oponemos a normas morales impuestas por un supuesto dios, porque estas no son de origen sobrenatural o divino, si no provienen de personas que se atribuyen actuar en representación de alguna divinidad inventada por ellos, y estos personajes generalmente están por encima de las normas que ellos quieren imponer a la fuerza a otras personas so amenazas terribles castigos.

Ver: Los diez mandamientos son buenos y Las diez proposiciones del humanismo