21 de noviembre de 2014

La creencia en Dios y la moral objetiva



La creencia en Dios y la moral objetiva


El argumento de estratagema de todos, los teísta contra los ateos es, que con la eliminación de una instancia superior (castigadora), se nos pierde toda moral y que sólo con un dios se puede fundamentar la moral objetiva.


Todo el disparate ya de por sí comienza con la moral objetiva del “verdadero” dios. Naturalmente esto no lo puede comprender un creyente – él parte de la base, que su dios es la única verdad, y presupone sus reglas cómo objetivamente ciertas. Sólo que esto no es más que una decisión subjetiva / relativa: ¿A qué dios elegiste? ¿Tienes claro, que también se puede elegir a otro tal llamado, dios “verdadero” y aceptar a sus – otras – reglas como “objetivas”?


La presencia  de muchas y diversas religiones en la Tierra degrada cada moral “objetiva” de antemano a una mera mora subjetiva / relativa.


Desde el punto de vista ateísta esto naturalmente es más que ridículo – simplemente  no existe una moral objetiva. Y el temor de los teístas, que ‘sin dios todo está permitido’ – es aun más ridículo: ya que evidentemente también es al revés, ‘todo permitido’ (la creencia en Dios aún no ha evitado que un sacerdote abuse sexualmente de un niño…). Interesante es, que el dios de los cristianos tampoco se atiende a una ‘moral objetiva’ – él cambia sus propias reglas en forma totalmente arbitraria: ¿Según el 5to. mandamiento (no matarás) mal y por siempre prohibido matar a alguien? ¿O existen realmente interpretaciones RELATIVAS? Dios mismo, en todo caso, sigue exhortando a matar y asesinar a distintos pensantes.


Encuentro bastante comprensible, que como teísta esto no se puede entender sin más – Puesto que alguien, que ha vivido toda una vida con Dios este, sólo con dificultad puede liberar su manera de pensar de determinadas líneas (bien notorio en las expresiones de muchos /¿todos? los obispos católicos…).


De las profundidades de la Internet he coleccionado algunas sugerencias que también deberían hacer recapacitar a los creyentes – y por lo menos hacer repensar su concepto de la moral objetiva, es tres veces el mismo o similar pensamiento:


1.- ¿Me matarías si Dios lo ordena? (por lo demás soy una persona relativamente decente).


Si respondes con un “no” entonces ya reconociste que existe algo así como humanidad, también sin Dios. Por lo tanto la moral no está atada a alguna religión o dioses.


Si respondes con un “si” entonces evidentemente eres un sociópata (y deberías someterte de inmediato a un tratamiento psiquiátrico). ¿Y ante todo, de dónde quieres saber si fue Dios quien te habló, cómo excluyes que no sufres de una enfermedad psíquica?


2.- ¿Algo es bueno porque es bueno o porque Dios dice que es bueno?

Si tu consideras, que el bien es bueno per se, entonces ya reconociste, que existen valores sin Dios (respectivamente, que existen instancias que están por encima de Dios).


Si tu criterio es, que sólo es bueno lo que Dios define, entonces también sería bueno si Dios exigiría ostensiblemente  actos inhumanos.


3.- ¿La esencia de quien consideras más noble. La tuya, que sólo eres una buena persona, porque existe un castigador superior  o el mío, que vivo una vida de acuerdo a las leyes simplemente porque lo considero correctas?


Puesto que no te puedes imaginar una moral sin Dios esto significa, que tu, sin una amenaza de sufrimientos infernales de inmediato te pondrias a violar personas, correr por las calles matando y prendiendo fuego a las casas. Ahora yo vivo sin una amenaza cómo esta o un incentivo (cómo un paraíso celestial como premio) y hasta ahora ni siquiera cometí una infracción por estacionarme en una zona prohibida… ¿Qué crees tú cual podría ser la razón por la cual yo no violo a nadie y tampoco cometo asaltos a mano armada? Al fin y al cabo esta opción me estaría a libre disposición (en realidad, también a todos los creyentes… ¡en especial ya que Jesús lo perdona todo!) Yo no le tengo que temer a un infierno, tampoco tengo que preocuparme de alcanzar un eterno cielo.


Yo te respondo: Porque soy un ser humano. Esto significa, yo soy capaz de sentir empatía. Esto es fundamental – probablemente tres cuartas partes de aquello que tu llamas moral  se puede explicar mediante la capacidad de empatía. Más allá de esto, me retienen normas sociales de mi círculo cultural, donde quizás por naturaleza podría tener menos escrúpulos. Y por ende - recién como lo último – también existen normas enmarcadas en leyes, que a su vez me hacen abstenerse de estacionarme donde no debo…


En todas las preguntas se trata de variantes del dilema de Eutifrón.


Traducido del alemán por A., Gundelach






2 comentarios:

Francisco Garrido Delgado dijo...

La Ley Moral no está atada a las convenciones sociales.
Religión y Moral están (al igual que la filosofía), por encima de la opinión del vulgo.
Solo puede haber una religión verdadera, y es la católica.

Albrecht Gundelach dijo...

Te equivocas rotundamente Francisco, hasta en las culturas más primitivas ya existían acuerdos sobre reglas de comportamiento. Y no existe “la ley moral” – en esta página hay una artículo referente a esto.

Las religiones ni la moral están por encima de la humanidad. Las religiones son creaciones humanas, si no existiera la humanidad tampoco existirían las religiones.

Referente a la moralidad, se ha observado un cierto comportamiento moral también entre algunas especies de animales, por ejemplo entre los simios y también entre otros mamíferos. Recuerdo un caso muy dramático que sucedió hace algunos años aquí en Chile. Hubo un incendio y una gata entró repetidamente a la casa a sacar sus cachorros, los salvo a todos, pero ella quedó con graves quemaduras, pero a la larga se salvó y fue adoptada por unos vecinos.

No existe una verdadera religión. Si se afirma esto automáticamente uno se enfrenta con el trilema de Münchhausen