23 de marzo de 2012

Los desastres naturales ¿Un castigo de Dios?

¿Dios está utilizando los recientes desastres naturales para castigar a la humanidad?


Esta es una pregunta difícil. No puede ser respondida sencillamente al citar un pasaje bíblico. Requiere un cuidadoso estudio de la naturaleza de Dios, cómo se relaciona él con el mundo natural y los vínculos entre los seres humanos, el pecado y la naturaleza. Estos son grandes temas teológicos que siempre han llevado a diferencias de opinión entre los eruditos. A continuación aparecen algunos aspectos del tema que parecieran estar claramente presentado en la Biblia.
R: Los cristianos hablan de un dios todopoderoso omnisciente, de un dios cuyos designios son inescrutables, en otras palabras, un dios misterioso que no es posible ser alcanzado por el ser humano ni ser estudiado por él. Luego hacer un estudio cuidadoso de la naturaleza de “Dios” es imposible.

1. El vínculo entre Dios y la naturaleza: Cuando Dios hizo a los seres humanos a su imagen y les dio dominio sobre el mundo natural, los separó del resto de la creación como únicos (Gén. 1:26, 27).
R: El autor de esta respuesta se basa en una premisa sin fundamento.

En aquel momento, se estableció una estrecha conexión entre la humanidad y la naturaleza. La creación fue colocada bajo el domino de los humanos; el destino de la creación iba a estar determinado por las elecciones y las decisiones de la humanidad.
R: Afirmación que no guarda ninguna relación con la realidad. No tenemos ningún dominio sobre la naturaleza, no tenemos dominio sobre los terremotos, sobre las tormentas eléctricas, sobre los huracanes, y menos aún sobre lo que sucede fuera de nuestro planeta. Por nuestros actos influenciamos indirectamente sobre nuestro medio ambiente, pero esto es todo.

}Los humanos, como representantes de Dios, habían de reinar sobre la naturaleza tal como él lo había proyectado. El vínculo entre la naturaleza y la humanidad era tan estrecho, que trastocar el orden moral de los seres humanos trastocaría la forma en que el mundo funcionaba.
R: Los humanos no somos representantes de ningún dios. Pero si existen algunas personas que se hacen pasar por tales. El ser humano es parte de la naturaleza, salió de ella. Nosotros los humanos no tenemos ninguna influencia sobre el funcionamiento del mundo, este funcionó, funciona y funcionará con o sin nosotros.


Una vez que el pecado y el mal entraron en el mundo, todo cambió (Rom. 5:12). A causa de la rebelión de Adán y Eva, el resto de la creación natural “fue sujetada a vanidad” (Rom. 8:20).
R: Los cristianos, para liberar al dios en el cual creen, de ser el creador del mal, culpan de ello a dos personajes ficticios o a la serpiente parlanchina. Entonces se nos presentan varias interrogantes: ¿Si el dios de los cristianos no fue el creador del mal, este se creó sólo? ¿Fueron Adán y Eva y la serpiente o sólo ella? En este caso no hubo un solo creador. O el mal se creó a si mismo o fue Satanás que lo creó.

Los humanos y la naturaleza ahora ambos gimen bajo la carga del pecado y del mal (vers. 22). Pero la conexión entre los humanos y la naturaleza también tiene consecuencias positivas. La redención de la humanidad incluye la redención del mundo natural. La naturaleza “será libertada de la esclavitud de corrupción” (Rom. 8:21; ver Isa. 65:25)
R: No existe una relación entre la humanidad y la naturaleza, nosotros los humanos somos parte integral de ella. La naturaleza “será libertada de la esclavitud de corrupción”, esto se producirá cuando desparezca el ultimo ser humano del planeta.

2. Dios como Creador, Sustentador y Preservador del mundo natural: Lo primero que nos dice la Biblia acerca de Dios es que él creó “los cielos y la tierra” (Gén. 1:1).
Aparte de Dios, todo lo demás en el universo ha sido calificado como “creado”. Esto establece una amplia distancia y distinción entre Dios y su creación, que es salvada solo por medio de su amor y la mediación de su Hijo.
R: Esto es irrelevante, ya que la Biblia no dice como lo habría hecho ese dios. ¿Con un chasquido de los dedos? ¿Agitando una varita mágica? Esto, lo único que hace es trasladar la cuestión un lugar más atrás. Para muchos creyentes esta explicación será suficiente. Dios lo hiso y basta, pero esto no explica nada.


La creación es finita por naturaleza; solo Dios es infinito.
R: La “creación” no es finita, en el universo constantemente se están formando nuevas estrellas y planetas.
“Infinito” es un concepto abstracto, y algo abstracto no tiene consistencia propia. Lo infinito no existe.

Por lo tanto, Dios es el que sustenta el mundo natural. Librado a su propia suerte, el mundo caería en el caos y dejaría de existir. La naturaleza no posee vida en sí misma.
R: El mundo se sustenta por la existencia de las cuatro fuerzas fundamentales, en especial por la gravitación.

Dios, por medio de Cristo, es el que lo mantiene en funcionamiento y lo protege (Neh. 9:6; Col. 1:17). Dios no solo sustenta la naturaleza; también la preserva. La existencia del mundo natural es maltratada por la presencia de los poderes malignos que están en la creación de Dios. Así, Dios lucha contra las fuerzas del caos, limitando sus incursiones en el mundo natural, y promete liberarlo de su esclavitud a la decadencia (Job 38:8-11; Sal. 107:29; Rom. 8:21).
R: Un dios omnipotente y todopoderoso no tiene la necesidad de luchar contra las fuerzas del mal, simplemente lo elimina. Esto sueno como a las historietas de la televisión, donde el lema de los héroes es “por la justicia y la verdad”. Heman, Súpermann, Spidermann, también luchan contra el mal.
Un dios todopoderoso no sólo limitaría las incursiones del caos lo eliminaría, y no se quedaría en promesas que las va a cumplir quizás cuando, por lo menos diría: “terminaré tal fecha con el caos”

3. Dios, los desastres naturales y el pecado: Los desastres naturales han de ser esperables en un mundo de pecado y de mal. no son la excepción a la regla, sino la regla misma. Inusual es que no haya más de ellos. La presencia “discontinua” de los desastres naturales nos dice que Dios aún está al control, sustentando y preservando la naturaleza.
R: Esta afirmación ya limita con lo ridículo. Sabemos como se originan los desastres naturales como terremotos, tsunamis, huracanes, etc.

Habiendo dicho eso, el hecho de que Dios se oponga a las fuerzas del man en el mundo natural no significa que el vínculo entre la rebelión humana y el mundo natural haya sido totalmente destruido.
R: Ya lo expuse arriba, un dios omnipotente debería ser capaz de eliminar las fuerzas del mal. También ya mencioné que el ser humano es parte de la naturaleza, no es distinta a ella.

La Biblia enseña que el pecado humano influye grandemente en el mundo natural, permitiendo un aumento en la invasión del mal sobre él (por ejemplo, Gén. 3:17, 18; Lev. 18:25; Isa. 24:3-6; Jer. 12:4).
R: Las “enseñanzas” bíblicas son irrelevantes.
Los humanos, por medio de la rebelión y la indiferencia hacia Dios, puede expulsarlo de su vida y romper el orden que él creó en el mundo natural. Cuando estu sucede, el poder sustentador y preservador de Dios en el mundo natural se ve reducido significativamente.
R: Queda claro que la persona que escribió esto no cree en un dios poderoso y omnipotente.

Al distanciarnos de Dios, los humanos también hemos fortalecido apoderamiento del pecado sobre el mundo natural. El resultado es el caos y el desorden (por ejemplo: Sal. 104:29, 30). El aumento de la rebelión, la apostasía y el pecado en los últimos días traerá como resultado un incremento en los desastres naturales.
R: Afirmación absurda

Pero existe otra dimensión en la interacción entre Dios y los desastres naturales: Algunas veces, Dios utiliza los desastres naturales para limitar el pecado y abrir nuevas posibilidades para sus criaturas (por ejemplo: Gén. 6:5-8; Amós 4:6-11). Identificar correctamente estos casos particulares es muy difícil.
R : Los desastres naturales, son eso naturales, cuyas causas son conocidas pero en algunos caso no previsibles. Aquí no interviene ninguna divinidad.

Fuente: www.adventistas.cl

10 comentarios:

Alexánder dijo...

Hay quienes se apresuran a culpar a Dios. Para ello, señalan relatos bíblicos que declaran que él usó las fuerzas de la naturaleza con fines destructivos (Génesis 7:17-22; 18:20; 19:24, 25; Números 16:31-35).

Sin embargo, un examen de todos estos relatos revela tres factores distintivos de las intervenciones divinas. Primero, hubo un aviso previo. Segundo, a diferencia de los desastres naturales —que acaban con buenos y malos por igual—, la destrucción no fue indiscriminada. Solo perecieron los malvados incorregibles y quienes desoyeron las advertencias. Y tercero, Dios siempre hizo posible que se salvaran los inocentes (Génesis 7:1, 23; 19:15-17; Números 16:23-27).

Albrecht Gundelach dijo...

Relacionar los desastres naturales con el dios de la Biblia y luego afirmar “Solo perecieron los malvados incorregibles y quienes desoyeron las advertencias. Y tercero, Dios siempre hizo posible que se salvaran los inocentes”. Afirmar, que las casi 300 000 personas que fallecieron a causa de tsunami de Indonesia en el año 2004 y los 525 que murieron a causa del terremoto del 24 de febrero de 2010 en Chile, y todos los muertos de los tantos otros desastres naturales, todos murieron, entre ellos ancianos y también lactantes, porque eran malvados incorregibles, me pregunto: ¿En qué clase de mente cabe esto?
Además desastres ya hubieron micho antes de que apareciera el ser humano en la faz de la Tierra

Alexánder dijo...

A menudo los dirigentes religiosos, en vez de ofrecer respuestas convincentes, contribuyen a la confusión. Analicemos tan solo tres de sus explicaciones más comunes.

En primer lugar, muchos eclesiásticos predican que Dios utiliza los desastres para castigar a la gente rebelde. Por ejemplo, cuando el huracán Katrina devastó la ciudad estadounidense de Nueva Orleans, algunos ministros religiosos afirmaron que Dios la había castigado por la corrupción, la inmoralidad y la afición al juego que en ella imperaban. Hubo quienes llegaron a justificar ese razonamiento con la Biblia, aludiendo a las ocasiones en que Dios destruyó a los malvados con un diluvio o con fuego. Tales afirmaciones, sin embargo, parten de una interpretación errónea de las Escrituras

En segundo lugar, algunos guías espirituales aseguran que Dios tiene sus razones para enviarnos calamidades, pero que a nosotros nos resultan incomprensibles. A muchas personas no les convence ese argumento. La Biblia dice que “Dios es amor”; por eso se preguntan cómo es posible que actúe de forma tan cruel y luego se niegue a ayudar a quienes ansían saber el por qué y recibir consuelo (1 Juan 4:8).

En tercer lugar, otros dirigentes religiosos llegan a la conclusión de que en realidad Dios ni es tan amoroso ni lo puede todo. Esa explicación también hace surgir importantes cuestiones. ¿Es el Dios que “cre[ó] todas las cosas” —incluido el vasto e insondable universo— incapaz de evitar el sufrimiento que hay en este planeta? (Revelación [Apocalipsis] 4:11.) ¿Cómo puede ser insensible a nuestras aflicciones, si nos dotó de la capacidad de amar y él mismo es la personificación del amor, como lo muestra su Palabra? (Génesis 1:27; 1 Juan 4:8.)

Lo anterior son solo tres ejemplos de cómo el ser humano intenta explicar por qué permite Dios el sufrimiento, cuestión que ha desconcertado por siglos a muchas personas.

¿Enseña la Biblia que Dios sea el causante de los desastres naturales de la actualidad? De ningún modo. Tales catástrofes son muy distintas de los juicios divinos descritos en la Biblia. Para empezar, Dios es selectivo; sabe lo que hay en el corazón de la gente y destruye solo a quienes considera malvados (Génesis 18:23-32). Además, siempre avisa antes, lo cual brinda a los justos la oportunidad de salvarse.
Los desastres naturales, en cambio, dan pocos avisos o ninguno, y azotan indiscriminadamente, causando muertes y lesiones graves. Por otra parte, el hombre ha empeorado hasta cierto punto la situación al dañar el medio ambiente y construir en zonas sísmicas, inundables o de condiciones meteorológicas extremas.

Albrecht Gundelach dijo...

Antes de responder al señor Carvajal, por alguna razón que desconozco publicó dos veces su respuesta.
Don Omar, gracias por opinar en mi blog.
Los desastres naturales afectan a toda la humanidad independiente si son cristianaos, judíos, islámicos, budistas, sintoísta, ateos, etc. Son fenómenos naturales perfectamente explicables.
Si una persona está muy comprometida con algo, por ejemplo su profesión, muchas veces el cerebro no se desconecta totalmente con la actividad de la persona. Cuando me inicié profesionalmente en mi especialidad al comienzo, en mis sueños repetía todo lo que había hecho durante el día.

OMAR CARVAJAL dijo...

señor Albrecht Gundelach con respecto asu inquietu
por alguna razón que desconozco publicó dos veces su respuesta
cuando le di publicar no mire que quedara publicado poresa razon lo intente de nuevo pase por alto que las publicaciones eran revisador por el dueño del blog antes de ser publicadas

con respecto ala respuesta quedi deje en claro al final que solo puede aber sido un sueño mas como cualquier otro sueño de alguien mas solo lo comparti no tiene ninguna otra finalidad

Albrecht Gundelach dijo...

A solicitud del señor, a quién solo lo voy a identificar como OC, voy a reponer su comentario pero sin su fotografía.
OC comentó:
“Cuantas personas se preguntaran porque la humanidad es castigada por dios
Sian tenido en cuenta el comportamiento de cada uno los pensamientos las acciones y
Decisiones acaso esto no afecta la relación que tendremos con dios
Desde hace tiempo vengo teniendo sueños con Jesús en unos me corrige una acción mal hecha

en
Otras es como si quisiera mostrar un pasado que desconozco y no lo entiendo lo que quiere
Decirme no interpreto sueños
a mediados del año pasado diciembre 2013 en sueño que creí infundido por haber estado
Escuchando el apocalipsis de juan
el sueño una vos relata parte del apocalipsis de juan filtrado y relatando y mostrando
Imágenes que me parecieron insólitas sin entender de porque ese sueño tan incoherente y
Extraño hasta que aprecio de nuevo Jesús en el sueño hay medí cuenta quien era el que
Estaba relatando todo lo que estaba escuchando me sorprendió con lo que me dijo y
Terminando de relatar sobre que los justos mirarían el castigo del impío y otras cosas que
No recuerdo bien dijo oren los que a un creen en mi menciono que iba a castigar miro Asia
Derecha alzando su mano derecha la apunto contra una persona que nos estaba mirando y que
Esta parada en la entrada de un local y se sintió una enorme fuerza que cubría todo casi no


La podía soportar solo me arrodille frente a él que estaba como medio metro de mí y ice
Lo que me había pedido oren los que a un creen en mi esas fueron sus palabras así que solo
O re y termino el sueño
Creí que solo era un sueño más con Jesús que había tenido mi sorpresa fue escuchar y ver en


Los medios de comunicación como el internet y la televisión los desastres que se estaban
Produciendo y casualmente después de haber tenido ese sueño casualidad o no las palabras de


Jesús coincidían con los su sesos mostrados por los medios hasta la fecha de hoy aun
me pregunto si el sueño tenia implicaciones para la humanidad para mí los sueños se

suponen
que son producidos por la mente o otra cosa que no conocemos así que quedara al criterio

del
Lector si tiene importancia o solo es un sueño de tantos que se deben tener en la humanidad”

Anónimo dijo...

el creer en dios o no creer es libre al berdrio que tiene la humanidad
no escribo para jusgar anadies pero me pregunto si los desastres naturales siempre an ocurrido el porque de la casualidad de que al gunas personas resiban mensages al birtiendo al gun evento no descriptivo de lugar o sitio y despues de esto las consecuensias o eventos re ales o casualidad cada personna eslibre de pensar y opinar lo que cree
solo me identifico como OC el mensaje que lo publique en esta misma pajina lla estaba atrasado en su publicacion por tener pensamientos como dejar alos eventos naturales ala naturaleza
hoy desde el dia que resisbi este anuncio hasta el dia de hoy me pregunto si solo es una casualidad de sueños y eventos en el mundo dia adia veo los desastres que ocurren en el mundo en que vivimos y recuerdo aquellas palabras y lo que mire en aquel sueño no se si alguien le interese lo que escribi eleccion ateismo o creencia en dios liverta de esprecion o creencia de la humanidad
me despido con unas simples expreciones
el que quiera escuchar que escuche
el que quiera mirar que mire y preguntarse si solo es casualidad
todos sabemos que la misma mano del hombre siembra y cosecha

Albrecht Gundelach dijo...

Los desastres naturales existen desde que se formaron las primeras estrellas, mejor dicho cuando las primeras estrellas explotaron en forma de súper o hipernovas. Ahora si alguien alguna vez tuvo una premonición sobre un desastre natural, no tengo conocimientos.

No sé lo que tiene que ver esto con el libre albedrío o con el ateísmo. No me quedó muy claro lo que el comentarista quiso decir.

Anónimo dijo...

oco
con respeto a Albrecht Gundelach
mi intencion no es ofender anadie
el punto que cada persona tiene libre pensamiento y opinion
no redacto con fines de ofender a nadie solo compartir

no puedo probar y creo que nadie puede la ciencia lo intenta de como existe todo y de como existe la creencia en la religion
lo que comente en el foro no es con intencion de convenser andie cada persona deside por si misma
comparti una experiencia personal en el foro
no puedo probarle anadie nada con respecto ami experiencia
las personas quieran creer o no creer nadie las obliga creer lo contrario asus pensamientos y desiciones personales

Albrecht Gundelach dijo...

Agradezco todos los comentarios.

Estoy totalmente de acuerdo con el comentarista anónimo, que todas las personas tienen el derecho a expresar libremente sus pensamientos.

Las ciencias, mejor dicho, a los científicos aún les falta mucho por explicar. Me pregunto ¿Cuanto es lo que realmente sabemos y si alguna vez llegaremos a saberlo todo?

Cada persona tiene el derecho de creer o no creer cualquier cosa. Pero nunca se debe olvidar que creer no es saber.