10 de septiembre de 2014

¿Los Milagros son posibles?



¿Los Milagros son posibles?
 
Uno de los puntos más importantes del Cristianismo es el tema de los Milagros. Como Cristianos, creemos – como mínimo – en dos: que Jesús nació de una virgen y que Jesús resucitó de los muertos.
R: Estos no son milagros, no son más que creencias absurdas. No existe ninguna evidencia real, que es hechos realmente sucedieron. Son mitos basados en las religiones que existían en el ámbito del Mediterráneo hace más de dos mil años.

Pero, ¿es razonable creer que los milagros pueden suceder? ¿Cuál es el verdadero propósito de los milagros?
R: Se consideraban como milagro cualquier cosa que en un momento dado no tenía explicación científica. A medida que los conocimientos científicos avanzan, los milagros desaparecen. Esto se puede ver, por ejemplo en Lourdes, cada día hay menos reportes sobre supuestos milagros.

¿Qué es un milagro?

Antes de ir al detalle de cómo es que un milagro funciona, vale la pena definir qué exactamente es un milagro.
La Real Academia Española define “milagro” como:
1. Hecho no explicable por las leyes naturales y que se atribuye a intervención sobrenatural de origen divino.
2. Suceso o cosa rara, extraordinaria y maravillosa.

Tener ambas definiciones nos da una mejor perspectiva sobre qué es un milagro, ya que no todos los milagros son científicos. Aunque la más grande objeción a los milagros viene de la ciencia, un milagro puede ser una cadena de eventos cotidianos por sí solos, pero improbables en conjunto, que dan un resultado específico – como sugiere la segunda definición.
R: En ciencias no existen milagros. Que algo se atribuye a un fenóimenoi sobrenatuyral no significa quie lo seas, además lo sobrenatural no existe (Ver:
Naturalismo versus sobrenaturalismo I y Naturalismo versus sobrenaturalismo II)

Ciencia vs Milagros
Es importante notar que un milagro NO es una violación ni un rompimiento de una ley natural, como muchas personas piensan que es. Es sencillamente, algo que no se puede explicar mediante leyes naturales y que se atribuye a una intervención divina.
R: Un milagro siempre sería una violación a una ley natural, si no fuese así no sería un milagro. Pero el problema consiste en, que las leyes naturales no son posibles de ser quebrantadas. Si se atribuye un milagro a la acción de un dios, entonces ese dios estaría  anulando para un caso particular una ley natural que él mismo habría instaurada.

La palabra “intervención” es clave.
¿Por qué? Porque no es que Dios suspende o rompe leyes físicas para obrar un milagro, sino que interviene.
R: El concepto “intervención” está mal aplicado. Un rompimiento de una ley natural, sería una acción divino y no una intervención (Ver: Intervenir en RAE).

Si sostienes en tu mano una manzana por encima de tu cabeza y la sueltas, ¿qué pasará? Las leyes de gravedad dicen que la manzana caerá a razón de 9.8m/s2. Como consecuencia de dicha ley, la manzana caerá en el suelo.
Ahora, imagina que, después de soltar la manzana, un amigo la agarra en el aire. ¿Se ha roto la ley de gravedad? De ninguna manera. Lo que ha sucedido es una intervención. No se ha roto la ley de gravedad – la manzana cayó según la ley. Lo que sucedió fue que cambió la consecuencia de que la manzana llegase hasta el suelo.
R: La analogía con la manzana y la gravedad, no resulta con los dos supuestos milagros citados al comienzo. 

De la misma forma Dios puede intervenir en nuestro mundo: no rompiendo las leyes que estableció en la naturaleza, de modo que surge otra posibilidad a la consecuencia esperada. Es por esto que los milagros no pueden ser explicados por medio de las leyes naturales – porque los hechos no necesariamente llegan al fin predispuesto por ellas.
R: No existe ninguna evidencia de que alguna vez un dios o el dios de la biblia hayan intervenido en asuntos de la Tierra.

¿Dónde está el problema entre los milagros y la ciencia?
Como ya se ha defendido y concluido en otro artículo, no hay ninguna guerra entre Dios y la Ciencia. El problema no está en que Dios y la ciencia son “incompatibles,” el problema está en las cosmovisiones de quiénes se enfrentan a los datos de fenómenos naturales: el teísmo versus el naturalismo.
R: Las religiones son cosmovisiones, lo es también el ateísmo, el marxismo, pero las ciencias naturales no son cosmovisiones. La creencia en seres sobrenaturales y las ciencias naturales son incompatibles entre sí.

La ciencia adopta el
Naturalismo – la filosofía de que la naturaleza es el primer principio de la realidad. Esta cosmovisión establece que el Universo es todo lo que existe y no hay nada fuera de él.
R: Una cosmovisión es una manera de interpretar el cosmos. Las ciencias naturales no interpretan de una u otra manera al universo, sino lo estudian, lo investigan, y sacan conclusiones.
Una cosmovisión se pregunta el por qué de las cosas, mientras que las ciencias naturales se preocupan del cómo de las cosas.

¿Cómo afecta esto? Esta cosmovisión tiene grandes consecuencias sobre las explicaciones que ofrece. Automáticamente, toda explicación de cualquier fenómeno que suceda, necesariamente debe estar dentro del mundo físico (o del Universo). No existe nada sobrenatural, porque lo único que existe es lo natural. El problema es que el naturalismo asume que nuestro Universo es un sistema cerrado (por eso es que no acepta nada que esté fuera de él).
R: La ciencia, que no es una cosmovisión, estudia los fenómenos naturales, y estos sólo existen dentro de los que conocemos como el universo, que es físico en su totalidad. Lo que conocemos actualmente sobre el universo es, que es un sistema abierto y que se está expandiendo y que esta expansión se está acelerando. Hablar de algo fuera del universo es un absurdo.

Richard Lewontin, profesor de genética de Harvard, es muy honesto al admitir que los científicos son guiados por la filosofía del naturalismo y no la búsqueda de la verdad, haciéndolos incapaces de considerar un Agente Inteligente aunque sea la mejor explicación a los datos. En el “New York Review of Books,” Lewontin hizo la siguiente admisión:
“Nuestra disposición de aceptar afirmaciones científicas que son en contra del sentido común es clave para entender dónde está el verdadero problema entre la ciencia y lo sobrenatural. Tomamos el lado de la ciencia, a pesar de la evidente absurdidad de algunas de sus construcciones y toleramos las historias mediocres, sin fundamentos, de la comunidad científica porque tenemos un compromiso previo: un compromismo con el naturalismo.
No es que los métodos y las instituciones científicas nos compelen a aceptar una explicación naturalista, sino – al contrario – es que somos obligados a crear aparatos de investigación y conceptos que sólo produzcan explicaciones naturalistas, sin importar cuan contrario a nuestra intuición sea. Además, tenemos que creer que el naturalismo es absoluto, y no podemos permitir que se asome un pie Divino por la puerta.
Apelar a una deidad omnipotente es permitir que, en cualquier momento, las regularidades de la naturaleza serán quebradas; que los milagros pueden ocurrir.” En pocas palabras: cuando la ciencia asume el naturalismo, ya no tiene la libertad de perseguir la verdad a dónde sea que lleve – porque si la verdad lleva a una explicación que no es naturalista, entonces el naturalismo la rechaza arbitrariamente.
R: Al decir “… y no podemos permitir que se asome un pie Divino por la puerta.” Significa que la mezcla de las ciencias con las religiones, desvirtúa toda investigación científica, por una razón bien simple, lo científico siempre es falsable, lo sobrenatural no es posible de falsar.

El Problema de Naturalismo

Imagina que colocas $1000 en la gaveta del escritorio de tu cuarto. Al día siguiente, cuando miras dentro de la gaveta, hay $5000. El naturalismo intentaría explicar los $4000 adicionales utilizando sólo los elementos del cuarto – porque asume que no existe algo fuera del cuarto.
R: Un naturalista daría la única explicación lógica pasable, que alguien en un momento dado adicionó otros $ 4000, y no asume nada.

Decir que no hay nada que exista fuera del cuarto es asumir un sistema cerrado, de modo que nada/nadie puede “entrar” en el cuarto. Por lo tanto, al intentar de explicar los $4000 adicionales TIENE que utilizar cosas dentro del cuarto. El naturalismo puede decir que los $1000 evolucionaron hasta llegar a $5000. O que la tinta y los papeles del escritorio se cayeron en la gaveta y se mezclaron de alguna forma. Lo que el Naturalismo NO puede decir es que entró tu abuelita mientras dormías y te colocó $4000 en la gaveta del escritorio, porque “la abuela” está fuera del cuarto y el cuarto es lo único que existe. En el naturalismo, “la abuela” NO PUEDE existir. Es algo que asume automática y arbitrariamente.
R: Esta analogía no tiene validez alguna, ya que el autor pone las condiciones. Falacias parecidas cómo esta, ya he visto en varias otras oportunidades.

Sin embargo, no hay evidencia de que nuestro Universo sea un sistema cerrado.
Timothy Keller, en su libro “The Reason For God,” escribió:
“Es una cosa decir que la ciencia sólo está equipada para probar causas naturales y no puede decir algo sobre otras causas. Es otra cosa totalmente diferente insistir que la ciencia prueba que ninguna otra causa existe [...] No hay ningún experimento científico que pueda probar la afirmación: ‘Las explicaciones sobrenaturlaes son imposibles para fenómenos naturales.’
Esto es una presuposición filosófica y no un descubrimiento científico.”
R: Las ciencias naturales se dedican a la investigación de los fenómenos naturales. A lo supuestamente sobrenatural se dedican las pseudociencias, cómo la para psicología, la metafísica, y la teología, entre otras

¿Son los milagros posibles?

Al tener buenas razones y argumentos que afirman la existencia de Dios, no se puede descartar que cosas sobrenaturales y eventos improbables sucedan. En pocas palabras, la posibilidad de milagros existe, porque Dios existe.
R: Clásica petición  de principio

A diferencia del Naturalismo, el teísmo – gracias a las evidencias en el enlace anterior – conoce que el Universo en un sistema abierto. Esto permite la posibilidad de que algo fuera de la naturaleza (i.e. sobrenatural) pueda entrar en ella.
R: Que el universo sea un sistema abierto no significa que haya algo más allá del universo – lo que es un absurdo – que pueda entrar en el universo. Un universo abierto significa, que todo el espacio se está expandiendo.

El teísmo entiende que una buena razón por la cual ahora hay $5000 en vez de $1000 es porque alguien entró al cuarto y los puso allí.
R: ¡No me diga!

Las objeciones en contra de los milagros vienen porque muchas veces las consecuencias son ajenas a la experiencia humana cotidiana: extremidades amputadas no suelen volver a crecer y no es común que alguien camine sobre las aguas.
R: En caso de algunos animales sí. No que sea poco común que alguien camine sobre el agua, es imposible. Aquí se pretende tomar como un hecho real el mito, que “Jesús” habría caminado sobre el agua.

Sin embargo, si Dios tiene conocimiento perfecto sobre las leyes físicas (y metafísicas) que Él creó y sabe exactamente cómo interactúan con el Universo que Él hizo, entonces no es difícil ni ilógico pensar que Él puede utilizar ese conocimiento para Su propósito.

En otras palabras, Él tiene las llaves del cuarto y puede entrar cuando guste.
R: Sí, claro

¿Cuál es el propósito de los milagros?
Los milagros que hace Dios – y, en específico, Jesús – no eran para impresionar ni obligar a las personas a creer en Él. Jesús nunca dice: “¿Ves ese árbol allí? ¡Mira como lo hago explotar!”

Cuando Jesús resucitó y se le presentó a los discípulos, algunos dudaron y otros adoraron (Mateo 28:16-17). Según Keller, el propósito de los milagros se hace claro:
“[Los milagros] no sólo llevan a una creencia cognositiva, sino a la adoración, al asombro y la maravilla.” [énfasis por del autor original]
R: Creer en milagros no produce conocimientos, si no falsas esperanzas. Porque alguien puede pensar que también le puede suceder un milagro. Si alguien me habla de un milagro, ni me asombro, ni me maravillo, pero me pondría muy suspicaz.

Muchas veces, si vemos personas enfermas que se sanan o que alguien resucita, las personas lo ven como una suspensión del orden natural. Sin embargo, existe la posibilidad de que sea Dios quién esté intentando restaurar el orden natural.
R: ¿Qué cuento es este? Nadia ha resucitado de la muerte hasta ahora, pero si muchos  han sanado de enfermedades, pero ahí no hay milagros, sino conocimientos científicos. Por algo, en todo el mundo existen médicos, farmacias y hospitales.

¿Por qué?
Porque cuando Dios creó el mundo, no se supone que hubiesen cosas como enfermedades y muerte. Dios quiere restaurar el mundo y creemos que sucederá en Su segunda venida.
R: Claro, las bacterias, los virus, la muerte se autogeneraron.

Por lo tanto, como dice Keller:
“Los milagros no son sólo un reto a nuestro intelecto, sino una promesa a nuestro corazón que el mundo que anhelamos está pronto a venir.”
R: Hacernos creer en milagros es ofender nuestra inteligencia

3 comentarios:

Verdad y Fe dijo...

¡Gracias por tanta antención, Albrecht! ¡Nos halaga que sacudamos los fundamentos de sus creencias lo suficiente como ameritar respuesta!

Desafortunadamente, se comete la irresponsabilidad intellectual de malrepresentar nuestra postura para atacar la malrepresentación y no la postura. Se conoce como la falacia del Hombre de Paja (Strawman, en inglés.) ¿Dónde se comete? En vez de argumentar porqué los milagros no son quebrantamientos de las leyes naturales, sino que - arbitrariamente - se decide que sí son quebrantamientos... y se continúan tus argumentos a base de que los milagros *sí* rompen las leyes naturales.

Sería intelectualmente irresponsable responder a tal acercamiento, ya que se cometerían otras faltas de retórica y de lógica como la suya - todo para defender un punto que no hicimos.

___

Aparte de esto, queríamos dejarle saber que la razón por la cual no se tienden a publicar sus comentarios es porque, por lo general, contienen violaciones a las reglas estipuladas dentro de nuestra página. Como no buscas el diálogo, sólo establecer por qué es usted quien, según usted, tiene la razón, sus comentarios son eliminados. Si desea dialogar, ¡contestar a nuestras refutaciones en sus comentarios que sí hemos publicado sería un buen comienzo!

¡Que tenge excelente día!

Albrecht Gundelach dijo...

En este comentario se me acusa de cometer lo que se llama la falacia del hombre de paja.

La falacia del hombre de paja o del espantapájaros consiste en caricaturizar los argumentos o la posición del oponente, tergiversando sus palabras o cambiando su significado para facilitar un ataque lingüístico o dialéctico.1 Su nombre hace alusión a que el argumentador no combate los argumentos contrarios, sino una imitación falsa y vulnerable de los mismos (el «hombre de paja»), a fin de dar la ilusión de vencerlos con facilidad. (Wikipedia)

En ningún momento he caricaturizado, los argumentos de este artículo. Todo lo contrario, los he refutado todos con argumentos válidos que se basan en las ciencias naturales.

En mis respuestas hice mención a los artículos referentes al sobrenaturalismo, donde queda claro que los milagros no son posibles. También mencioné, el error del uso de la palabra “intervención”.

También se me acusa de no haber argumentado porque los milagros no quebrantan las leyes naturales. Claramente mencioné que el ejemplo de la manzana, no es aplicable a los supuestos milagros “que Jesús nació de una virgen y que Jesús resucitó de los muertos.” Detener la caída de una manzana hasta un niño lo puede hacer, esto no es una intervención, si no una acción.

“Sería intelectualmente irresponsable responder a tal acercamiento, ya que se cometerían otras faltas de retórica y de lógica como la suya” Esto claramente es un insulto. Un recurso muy usado por teístas y creyentes cuando no tienen argumentos para refutar a sus opositores o defender sus propias posiciones.

“Como no buscas el diálogo, sólo establecer por qué es usted quien, según usted, tiene la razón, sus comentarios son eliminados.” Siempre busco el diálogo, Si Verdad y Fe quisiera tener dialogo con un distinto pensante, haría todo lo posible para refutar sus argumentos con contra argumentos válidos, y no acusarme de soberbio – que claramente se deduce de los comentario hechos por Verdad y Fe – y tampoco recurrirían al insulto.

“Si desea dialogar, ¡contestar a nuestras refutaciones en sus comentarios que sí hemos publicado sería un buen comienzo!” Esto es hipocresía, ya que no publican mis comentarios y tampoco los objetan.

Verdad y Fe dijo...

¡Saludos Albrecht!

Primero, no fue nuestra intención que te sintieses insultado. Por ello, pedimos disculpas. Como siempre, intentamos atacar el argumento, no a quién lo trae. Decir que no se puede responder a faltas intelectuales no era para que se reflejase usted, sino

Segundo, esa traducción de "Straw Man" es referente a la malrepresentación - no a la ridiculización (que es otra falacia) - de una postura. Una búsqueda en inglés hará ver que se trata de malrepresentar (http://en.wikipedia.org/wiki/Straw_man).

Por lo cual, sí se comete la falta al no refutar la definición de "milagro" originalmente provista y refutar la definición que usted dio.

Es importante entender que, sin explicar por qué, un "argumento" se reduce a una opinión o, como mínimo, una aseveración que necesita ser sustentada por prueba. En el ejemplo de la manzana, por decir uno, lo que usted comunica es que - en su opinión - no es un buen ejemplo. Desafortunadamente, no lo derrota. Así bien Dios puede "accionar" - por utilizar la palabra que proveyó - en Su creación. No es ilógico pensar que, si Dios existe y lo creó todo, Él sabría exactamente las condiciones y acciones necesarias como para que, por ejemplo, las moléculas del agua sustentaran el peso de alguien caminando sobre ella o para que suceda el partenogénesis en un ser humano (porque sucede ya naturalmente). No hay porqué romper las leyes que estableció porque puede utilizarlas cómo mejor le parezca. De eso se trata el artículo.

Por último, sí se han publicado sus comentarios en nuestra página. Como nunca respondió a nuestras respuestas, se determinó que usted no buscaba el diálogo, sino establecer su opinión sin querer responder. ¿Para qué gastar el tiempo?

De hecho, se hace claro que estas conversaciones entre nosotros - aunque divertidas - no llevarán a ningún cambio en usted ni en nosotros; estamos ambos atrincherados en nuestro bando.

¡Le deseamos lo mejor! ¡Gracias por su respeto y por las republicaciones de nuestros artículos!

PD: ¿Ha leído el que trata sobre la pruba de que los unicornios rosados no existen? Sabemos que ha utilizado esto en varias ocasiones y ¡tal vez le interese!

¡Buen día!